martes, 2 de noviembre de 2010

Historia Organizativa de la Marina de Guerra Auxiliar de Euskadi 1936-1939 I

La creación de la Marina de Guerra Auxiliar
El 15 de octubre de 1936, José Antonio de Aguirre creaba una Sección de Marina dentro del Departamento de Defensa y nombraba para dirigirla al anterior responsable de los asuntos marítimos de la Junta de Defensa de Vizcaya, Joaquín de Egia y Untzueta. En una memoria elaborada ano y medio despues81, Egia indicaba las causas que habían llevado al Gobierno Vasco a crear unas fuerzas navales propias, que resumidas eran las siguientes:
l) El acoso de los buques rebeldes, atacando el tráfico mercante republicano y obstaculizando el libre ejercicio de la pesca, minando los accesos al puerto de Bilbao y bombardeando objetivos costeros.
2) La desmoralización que tales acciones causaba en la Marina mercante y de pesca y en la población civil.
3) La ineficacia de las unidades navales republicanas destacadas en el Cantábrico.
4) La posible utilización de la vía marítima para fugas de enemigos de la Republica o actividades de espionaje.

La misión confiada a esta Sección –que comenzó a actuar el 25 de octubre– consistía en la formación de una fuerza auxiliar de la Marina de Guerra Republicana que se dedicara a la protección de la pesca y de la libre navegación en aguas territoriales y mantuviera libres de obstáculos los accesos a puertos vascos. Esta fuerza auxiliar tenia, por tanto, como objeto el descargar de tareas secundarias, en aguas de Euskal Herria, a las Fuerzas Navales del Cantábrico, que así podrían centrar su labor en el combate contra las unidades enemigas y las escoltas a gran distancia de la costa. Con este fin, Joaquín de Egia constituyo la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi82.
Sus medios iniciales fueron muy modestos, apenas una decena de embarcaciones procedentes de los Servicios Marítimos de las Milicias Vascas o seleccionados entre los pesqueros de la Flota de Pasajes y alrededor de un centenar de hombres. Sin embargo, la incapacidad de las FNC para cumplir sus tareas, conduciría a que la Marina de Guerra Auxiliar asumiera algunas de ellas y llevara prácticamente el peso de la campana naval hasta la caída de Bilbao. A mediados de 1937 encuadraba ya a cerca de medio centenar de embarcaciones y unos 650 hombres, distribuidos entre las oficinas y servicios de tierra, buques artillados, dragaminas, lanchas y canoas auxiliares y el personal destinado a los servicios y buques de las FNC. Durante los diez meses de vida operativa la Marina Auxiliar, aunque modesta y limitada, se convirtió en una fuerza naval eficaz que cumplió los cometidos asignados, supliendo su falta de preparación militar con un elevado espíritu de servicio.

La Marina Auxiliar no dependía de las Fuerzas Navales del Cantábrico, sino directamente del consejero de Defensa y, a la vez, Presidente del Gobierno Vasco. La Sección de Marina se ocupaba de la dirección administrativa y operativa de los buques auxiliares, mientras que Fuerzas Navales del Cantábrico tenía su jurisdicción a los buques de guerra propiamente dichos. La planificación y preparación de las operaciones era asumida por el Estado Mayor de las FNC, quien se encargaba de redactar las órdenes de operaciones correspondientes a los servicios que le encomendaba el Gobierno de Euzkadi. Los bous armados.

Como núcleo central de esta fuerza naval, Egia selecciono a los cuatro bacaladeros de PYSBE, que estaban siendo artillados por las FNC.
Como aun no se había delimitado oficialmente la jurisdicción a que habían de encontrarse sometidos estos buques. Egia propuso que el Gobierno Vasco se incautara de ellos y así se hizo. Con fecha 30 de octubre, José Antonio Agirre firmo los decretos de incautación de los buques Mistral, Vendaval, Euzkal-Erria e Hispania, en nombre del Gobierno Vasco. Sin embargo, estos buques no quedarían realmente bajo el completo control de la Marina vasca hasta el mes de diciembre, cuando todas sus tripulaciones estuvieran formadas por personal de la Jefatura de Marina de Euzkadi y sus nombres fueran cambiados, pasando a ser Gipuzkoa, Nabarra, Bizkaya y Araba respectivamente. Como comandantes se mantuvieron los designados por las FNC, salvo el del Bizkaya que fue sustituido por Alejo Bilbao; al nombrarlos se les asimilo a la categoría de tenientes de navio83. Una vez incorporados a la Marina Auxiliar, se instalo a todos los bous, menos al Araba, un segundo canon de 101’6 mm a popa84. El Araba, que siempre tuvo sus calderas en muy mal estado, fue desarmado en febrero de 1937 y entro seguidamente en dique para sufrir una profunda transformación. Todos los bacaladeros poseían estación radiotelegráfica completa, a la que se añadió otra de radiotelefonía.
Ya por cuenta de la Marina de Euzkadi, en diciembre fueron artilladas también dos parejas de arrastre llegadas en la evacuación de Guipuzcoa, el Goizeko-Izarra y el Iparrekolzarra. Se les armo con un canon Vickers de 57 mm. A popa a cada una85 y además al Iparreko-Izarra, con una ametralladora antiaérea Steyr de 8 mm en el puente y un fusil ametrallador de9 mm. y 10 fusiles como armamento portátil. Se pusieron bajo el mando de los capitanes Antonio de Zinkunegi Atxurra y Pedro Ruiz de Loizaga Urigoitia. En febrero entro en servicio el bou Donostia que anteriormente había sido el bou armado franquista Virgen del Carmen, cuya tripulación se sublevo la noche del 5 al 6 de diciembre y metió el buque en Bilbao. Su armamento consistía en un canon Vickers de 76’2 mm. a proa y otro de la misma marca de 47 mm. A popa, dos ametralladoras, y seis cargas de profundidad de fabricación alemana que llevaba el propio buque cuando entro en Bilbao86 y como armamento portátil un fusil ametrallador Hotchkiss de 7 mm., 13 fusiles y bombas de mano. Para mandarlo se nombro a Francisco de Elortegi y Ganbe, también asimilado a teniente de navío. A los bous menores solo se les instalo estación de radiotelefonía.
En diciembre, el Gobierno Vasco intento hacerse con dos bacaladeros de PYSBE que estaban en construcción en Dinamarca y se completarían a comienzos de 1937. Se incauto de ellos por decreto de 12 de diciembre de 1936 y envió a un representante para hacerse cargo, pero en Dinamarca se encontró con que los franquistas también habían enviado a una persona con el mismo propósito. Finalmente, las autoridades danesas decidieron impedir su salida hasta después de acabada la guerra, sin tomar partido en el litigio87.
Avanzada la primavera de 1937 se iniciaron las modificaciones necesarias para armar otros dos buques, el bou Santa Rosa y el costero Mari Begoña a los que se puso por nombre Gazteiz e Iruña, pero la caída de Bilbao sorprendió al último en plena modificación y a ambos sin material artillero.
La gente conocía popularmente a estos buques como “los bous armados•. Todos ellos fueron pintados de color gris aplomado, portando en sus amuras, en color negro, la inicial del nombre. Llevaban izada la ikurriña a proa y la bandera tricolor republicana en el mástil principal. Tenían su base en Portugalete y fondeaban habitualmente en la dársena de la Benedicta o de Galdames. Se les encomendaron las tareas de escolta de buques mercantes que iban o venían de Bilbao, la protección de los pesqueros que faenaban en aguas territoriales y la vigilancia de la costa y de los accesos a puertos vascos. El Consejero de Defensa, previo asesoramiento de la Jefatura de Marina, era quien disponía los servicios a realizar, encomendándose al Estado Mayor de las Fuerzas Navales del Cantábrico la redacción de la correspondiente orden de operaciones. Estas ordenes de operaciones, una vez aprobadas por el Consejero, eran transmitidas a los comandantes de los bous encargados de su cumplimiento, quienes, después de efectuado el servicio, cursaban el parte a la Jefatura de la Sección de Marina y a la vez a las Fuerzas Navales del Cantábrico. Los bous poseían claves especiales, que se renovaban periódicamente, para comunicarse entre si y con los buques de las FNC, y un código particular de señales de banderas y radiotelegráficas para coordinar sus evoluciones88.

Los dragaminas y buques auxiliares
Para la recogida y destrucción de las minas sembradas en aguas de Euskadi se seleccionaron unos cuantos pesqueros tipo pareja de arrastre que recibieron el nombre de “dragaminas” ó “barreminas”. Los primeros dragaminas se utilizaron en Euskadi a finales de septiembre de 1936 cuando la Junta de Defensa de Vizcaya, ante un posible minado de Bilbao, movilizo la pareja Danak-Ondo y Marce. La pareja se estreno pocos días después, al confirmarse que el destructor enemigo Velasco había sembrado minas en el Abra para impedir la entrada de la Flota Republicana. La amenaza del cierre del puerto de Bilbao obligo a la Marina de Guerra Auxiliar a organizar el servicio de rastreo en diciembre. Utilizo para ello varias embarcaciones tipo pareja de arrastre procedentes de la Flota de Pasajes: Jaimín, Rafael Cantos, Arco, Iris, Mari-Toya, Gure Artizar y Gure Izarra. Los sucesivos minados realizados entre enero y abril hicieron incrementar su número hasta llegar a 24 en mayo de 1937, incorporando nuevas parejas de Pasajes y de Ondarroa. Al principio, estas embarcaciones conservaron sus nombres originarios, pero en mayo se les suprimieron, asignándoles los numerales D-1 a D-24 del siguiente modo: María Ángeles (D-1), Julito (D-2), Domayo (D-3), Mourisca (D-4), Gure Artizar (D-5), Gure Izarra (D-6), Alque (D-7), Alción (D-8), Nuevo Constante (D-9), Constante Barreiro (D-10), Arco (D-11) , Iris (D-12) , Motrico (D-13) , Ondarroa (D-14) , Eduardito (D-15), Anthon Mari (D-16), Delfina (D-17), Marcos (D-18), Ibai-Ederra (D-19), Salvadora (D-20), Nazareno nº6 (D-21), Aralarko-Mikel-Deuna (D-22), Eugenio (D-23) y Julia (D-24). Además a los D-3 y D-4 se les asignaron los nombres de Napartarra y Arabarra respectivamente. El servicio de rastreo lo supervisaba el delegado de Marina en Portugalete, José María Burgana Belaustegi, que preparaba cada día los planes de trabajo de la Flotilla. Uno de los dragaminas iba siempre mandado por un capitán que actuaba como jefe de la Flotilla y dirigía personalmente las operaciones. Algunos dragaminas fueron también empleados en misiones especiales como el Mourisca (servicio de comunicaciones y transporte entre Bilbao y Bayona), el Domayo (servicio de enlace radiofónico entre Bilbao y Bayona) y el D-5 y D-6 (transporte de armas en colaboración con Lezo de Urreiztieta). Los barcos eran mandados por patrones de cabotaje o de pesca salvo en misiones especiales en que lo hacia un capitán.
En labores auxiliares de localización y desactivación de minas y de vigilancia nocturna de la costa se utilizaron hasta seis pesqueros de bajura, en su mayoría de Motrico, clasificados como “lanchas auxiliares”. Actuaban principalmente de noche y cerca de la costa. Si operaban de día lo hacían como auxiliares de los dragaminas en misiones de exploración. A comienzos de mayo sus nombres fueron sustituidos por los numerales L-1 a L-6: Nazareno nº1 (L-1), Ángel de la Guarda (L-2), Josuren Ama (L-3), Nazareno nº9 (L-4), San Isidro (L-5) y San Ignacio de Loyola (L-6).

También formaron parte de la Marina Auxiliar varias parejas, canoas automóviles, yates y lanchas rápidas que se emplearon en otros servicios. Así, el Danak Ondo, Danak Batian y Marce prestaron servicio de prácticos mientras esa labor dependió de la Sección de Marina, de noviembre a marzo de 1937. Otro servicio especial fue el que prestaron desde noviembre de 1936, primero el Trintxerpe y mas tarde el Domayo. Ambos buques se utilizaron para mantener un enlace permanente entre Bayona y la Presidencia del Gobierno Vasco a través de sus equipos de telefonía y telegrafía. En labores de enlace marítimo entre Bayona y Bilbao se emplearon el yate donostiarra Severiano Asarta –durante muy breve plazo–, el Mourisca ya citado y las lanchas rápidas Kayue y Txepetx (ex Pussycat), dos canoas de recreo capaces de superar los 20 nudos de velocidad.
Como auxiliares de los dragaminas se emplearon, desde mayo de 1937 varias canoas automóviles a las que inmediatamente se asignaron nuevos nombres: Comandante Moreno89 (ex Isi-Anton), Aitor (ex S.C.), Sorgiña (ex Cedard Bird), Miren Garbiñe (ex Politena), y Berabille (ex Tío Maco). En servicios portuarios se empleo inicialmente la motora Sheabe, llegada de Pasajes, y luego la Pili –rebautizada en mayo Miren Koldobike–, la Trinkertxu (ex Jaungoikoa Lagun) y el yate Izaro –desde mayo Epailla 5 90–.
Todos los buques tenían su base en Portugalete y solían amarrar en el muelle nuevo, cerca de los almacenes del ferrocarril que también eran utilizados por la Marina. Los dragaminas y las lanchas auxiliares se pintaron totalmente de color gris aplomado, llevando en cada amura el numeral correspondiente, en color negro. Ninguna de las embarcaciones iba armada, salvo el armamento portátil que en contadas ocasiones llevaban sus tripulantes.

Notas

81 Informe sobre la Armada Auxiliar de Euzkadi en su constitución, personal, etc., y Armada Oficial. Bayona, 4 de abril de 1938. Esta publicado en AGUIRRE, José Antonio de: El Informe del Presidente
Aguirre al Gobierno de la República sobre los hechos que determinaron el derrumbamiento del Frente del Norte, Editorial La Gran Enciclopedia Vasca, Bilbao, 1978. Egia cita en su informe diez razones que determinaron al Gobierno de Euzkadi a crear la Armada Auxiliar que se pueden condensar en las cuatro que aquí se exponen. Esta memoria, a pesar de contener errores por haberse escrito sin poder consultar mucha de la documentación original, es una fuente de información inestimable sobre la organización y desarrollo de la Marina Auxiliar y sobre la situación de las FNC hasta la caída de Bilbao.
82 El nombre de la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, como tal, no aparece escrito en euskera en ningún documento, aunque si el de su agrupación naval, la Flota Auxiliar de la Armada de Euzkadi, que con la ortografía de la época se transcribía como Euzkadi’ko Gudontzidiaren Laguntza’ko Ontzitaldea. En algunos membretes encabezados genéricamente con la denominación Marina de Guerra, aparece esta expresión traducida como Itxas-Guda. De igual modo, la Sección de Marina se identificaba como Itxas-Zalla o Itxas-Sailla y la Jefatura de la Marina como Itxas-Zalla Burutza o Itxas-Guda Burutza. Los buques artillados se denominaban simplemente Gudontzi/ak (Buque/s de Guerra). Al resto de las embarcaciones no hay referencia documental en euskera, aunque algunos testimonios orales de supervivientes de la Marina Auxiliar se han referido a las lanchas auxiliares como Laguntzaille/ak (Auxiliar/es).
83 Ordenes de 9-12-36 publicadas en el Diario Oficial del País Vasco –Euzkadi’ko Agintaritzaren Egunerokoa, no68, de 15-12-36. En realidad en los nombramientos aparecen como “capitanes con la categoría de tenientes de navío” pero en toda la documentación posterior se les denomina siempre “comandantes”.
84 Los dos nuevos cañones instalados en el Bizkaya y Gipuzkoa los había traído desde Cartagena el mercante Aurora que entro en Bilbao el 22 de diciembre. El segundo canon del Nabarra era el canon de proa del Araba que había sido previamente desartillado. Al incorporar el segundo canon las dotaciones de los bous, hasta ahora formadas por 40 hombres –la del Mistral 48–, pasaron a ser de 50 hombres.
85 Estas dos piezas de 57 mm., en no muy buen estado, procedían de la factoría que en Reinosa tenia la Sociedad Española de Construcción Naval.
86 La pieza de 76’2 mm. Era la que antes montaba el Gipuzkoa a popa y la de 47 mm. La traía ya el Virgen del Carmen cuando entro en Bilbao. El Virgen del Carmen traía en realidad 7 cargas de profundidad pero una se dejo en tierra para su estudio.
87 Los barcos eran conocidos por los franquistas como Buque 205 y
Buque 206, mientras que el Gobierno Vasco los conocía como Brisa y Ciclón. En marzo de 1937, probablemente a iniciativa del ministro
Manuel de Irujo, se propuso designar a los barcos como Navarra nº2 y Navarra nº3, en recuerdo del bou Nabarra que había sido hundido en el combate de Machichaco. Los bacaladeros recibirían finalmente los nombres de Abrego y Cierzo una vez devueltos a PYSBE en 1939.
88 Informe sobre la Armada Auxiliar de Euzkadi, en AGUIRRE, José Antonio de: op. cit.
89 En homenaje al comandante del bou Nabarra, muerto en el combate de cabo Machichaco (5-3-37).
90 5 de Marzo, como recuerdo del combate de cabo Machichaco (5-3-37).

Fuente
Euzkadiko Gudontzidia -La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-39)
Autor Juan Pardo San Gil
Idioma Euskera y Castellano
Editorial Untzi Museoa-Museo Naval de Donostia-San Sebastián
Año de edición 2008, primera edición en 1998
Agradecimientos a:
Juan Pardo San Gil
Untzi Museoa-Museo Naval de Donostia-San Sebastián
http://um.gipuzkoakultura.net/index-es.php??

Nota
Los textos que he seleccionado son literales respetando ortografía, nombres propios, toponimia y denominaciones de aviones, buques y bandos políticos
El bando “Rebelde” puede leerse también como “Franquista” ó “Nacional”
El bando “Gubernamental”puede leerse también como “Republicano”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada